Archivos de la categoría Sin categoría

Crónica del 17N en Rabanales

El pasado jueves 17 de Noviembre tuvieron lugar una serie de huelgas y manifestaciones en defensa de la educación pública en todo el territorio español. En Córdoba capital, la protesta en la educación superior se concentró en el Campus de Rabanales. La jornada empezó con una pancarta colgada en la fachada principal del edificio “Aulario” del Campus en la que se podía leer: “La educación no se vende, se defiende” y “toma las aulas 17-N huelga de estudiantes”. Cuando los alumnos y alumnas, profesorado y trabajadores y trabajadoras salieron del tren de las 8:15h, se encontraron con un grupo de estudiantes repartiendo octavillas e informando de que para ese día había convocada una huelga de estudiantes en contra de los recortes en educación y en contra también de la Estrategia Universidad 2015. Tras el reparto de octavillas ese grupo de estudiantes y algunos anexionados más se dirigieron por algunas de las clases entrando en ellas e informando de la huelga, los motivos de su convocatoria, sus consecuencias y pidiendo a los interesados e interesadas con la causa que se uniesen a ellos para combatir tales atropellos contra el sector educativo. Este “pasaclases” duró desde las 8.30h hasta las 11:30h.

Para las 11:30h había convocada una manifestación por todo el campus que salió de las mesas de madera de al lado de una cafetería a la que llaman “La Pecera”. La marcha estaba compuesta por unos doscientos estudiantes según los organizadores, pasó por todos los edificios del campus y por algunas clases. Se cantaban consignas como “no nos mires, únete”, “la educación no se vende, se defiende”, “fuera empresas de la universidad”… Cuando llegó a la secretaría del Campus, en su camino hacia la biblioteca, la empresa de seguridad de la universidad les impidió el paso a los estudiantes porque estaban formando mucho “alboroto” y les habían dado órdenes de “no dejarlos pasar”. Los estudiantes argumentaban que la seguridad no tenía poder como para no dejarlos pasar hacía la biblioteca pues, estaban en un edificio público y, a demás, eran todos miembros de la Universidad de Córdoba. A esto, los agentes les advirtieron a los manifestantes de que sus puestos de trabajo estaban en peligro si le dejaban pasar y armaban “alboroto”. Así pues, los manifestantes acordaron respetar el silencio de la biblioteca y sus aledaños tanto por respeto a sus compañeros de clase, como en solidaridad por los trabajadores de seguridad, pues “son trabajadores, compañeros nuestros, más víctimas del sistema”. Así pues, la marcha pudo continuar con su itinerario normal. Al entrar en la biblioteca, respetando un silencio sepulcral, los participantes en la marcha se pasearon por todo su interior y antes de marcharse hicieron una sentada en el centro de ésta con un minuto de riguroso silencio por “la muerte de la educación pública”. Al salir de la biblioteca la marcha perdió fuelle pues muchos estudiantes se marcharon en el tren de las 13:15h. Tras esto, continuaron hacia el Paraninfo (donde terminaba la manifestación) y, una vez en la puerta, volvieron a encontrarse con la seguridad de la UCO, quienes volvían a tener órdenes de no dejarles entrar al edificio. Los estudiantes, argumentando lo mismo que había argumentado en el intento anterior de frustrar su itinerario por parte de la seguridad, entraron al edificio e hicieron una asamblea. En la asamblea mostraron su indignación ante los intentos por parte de la UCO de impedir la protesta. Criticaron también que no se les permitiese pegar carteles en la universidad sobre los recortes en educación y las concentraciones previstas como protesta. A ésto se le añade el hecho de que dentro del Campus hay muchísima publicidad de empresas privadas que nada tienen que ver con la educación y los estudiantes argumentaban que “no dejan poner en la UCO una información que discrepe y/o sea crítica con la información oficial, se supone que estamos en un lugar que promueve el pensamiento crítico, libre y objetivo. Esto no se aplica”. También hablaron sobre los consejos de estudiantes, diciendo que estaban al servicio de los altos cargos de cada facultad, que no eran representativos y que desde dentro de estos consejos, había “miedo” por parte de sus integrantes sobre las posibles “consecuencias” de mostrar abiertamente su discrepancia para con la opinión de los mandatarios. Las propuestas que salieron de la asamblea fueron: intentar llevar a cabo un debate público con el rector, charlas informativas sobre las consecuencias que traen consigo la Estrategia Universitaria 2015, la reforma de la Ley Andaluza de Universidades y sobre los recortes en educación.

Así terminó la jornada de huelga de la educación superior en Córdoba. Jornada que había sido preparada con tan sólo casi dos semanas de tiempo. Jornada de huelga convocada sin el apoyo de los Consejos de Estudiantes. Jornada de huelga en una universidad en la que la gran parte de la mayoría de sus estudiantes no se moviliza por estas injusticias, por una gran falta de información y por una falta de interés. Pero este pequeño gesto, que comenzó con la iniciativa de muy pocas personas, se convirtió en una protesta de doscientas personas cansadas de estar cansadas con la situación económica, cansadas de lidiar con los recortes, cansadas de acomodarse en los cojines del desánimo, cansadas de de gritar en el vacío. Pero ahora se agrupan, sienten, empatizan entre ellas y toman las calles, tomas las aulas y toman las riendas. Toman conciencia.

La educación no se vende, se defiende.

Vuelve la Asamblea del movimiento 15M en Rabanales

Vuelve la Asamblea del movimiento 15M en el Campus de Rabanales de la Universidad de Córdoba. Inauguramos esta web con esta noticia. Para coordinación puedes apuntarte a la lista de correo electrónico.